Camila Rodríguez la emprendedora detrás de Azafrán: “Hay que vivir el fracaso, hay que arriesgarse”

Camila Rodríguez tiene 22 años y actualmente cursa Administración de Empresas en INACAP Sede La Serena, motivada por un espíritu emprendedor que la acompaña desde niña. A los diez años vendía lápices y gomas de borrar entre sus compañeros de colegio, para juntar así sus primeros pesos. También vendió chocolates italianos, fue garzona y limpió baños.

Sin embargo, esta innata pasión por emprender, también le trajo problemas en el colegio. “No encajaba, no me gustaba el sistema, estuve en cuatro colegios diferentes. Desde chica supe que no quería tener un jefe”, afirma. La convicción que Camila demostró desde un principio, fue clave para conseguir el apoyo irrestricto de su familia.

Azafrán: el “oro rojo”

Tras varios intentos fallidos, la alumna de INACAP Sede La Serena finalmente encontró su norte: el azafrán. Una conversación familiar la iluminó y decidió investigar sobre esta especia, derivada de los tres estigmas secos del pistilo de la flor de Crocus Sativu. “En Chile existen ocho productores y la mayoría se dedica a la exportación. Yo, en cambio, estoy apostando por la comercialización en el mercado chileno”, explica.

 

De los seis tipos de azafrán que existen en el mundo, el Negin Sargol destaca por ser el de mayor calidad, debido a su delicado cultivo, recolección y manipulación. Justamente, la variedad que produce Oro Rojo Azafrán, el nombre que tiene el emprendimiento de Rodríguez, quien elabora infusiones, mermeladas y condimentos, entre otras preparaciones. Su producto estrella es la mermelada de azafrán hecha en horno solar.

Gracias a su determinación y perseverancia, Camila logró presentar su producto en el Mundial de Gastronomía Francia 2019, y hoy espera concretar su comercialización en supermercados y tiendas gourmet de nuestro país. En la región se puede conseguir contactando directamente a Oro Rojo Azafrán en sus redes sociales, o en las expo a las que regularmente asiste.

“Si me dicen que no mil veces, yo diré que sí tres mil veces más. La clave es la perseverancia y la confianza. Si no creo en mí, no me irá bien. Hay que vivir el fracaso, hay que arriesgarse”, enfatiza esta joven emprendedora oriunda de La Serena, quien tiene su centro de operaciones en el sector de Barrancas, camino a Ovalle.

La joven emprendedora ha participado en importantes mesas de trabajo a nivel regional, como la Red Colaboracción y el Consejo Consultivo de INACAP Sede La Serena. También, realiza charlas vocacionales en colegios, participa de ferias gastronómicas y conduce un programa de radio relacionado al emprendimiento.

 

Leave a comment

Facebook
Twitter