Suministran todos los elementos de tecnología moderna para calendarizar el riego en Punitaqui

Iniciativa financiada por el Programa de Zonas Rezagadas aplicará para la producción de pequeños agricultores de limones. Recomendaciones de riego se harán usando información de  estaciones meteorológicas locales en línea, sistemas de riego por goteo, sensores de humedad de suelo a tiempo real, y uso de imágenes satelitales.

En menos de cuatro meses, pequeños agricultores de limones en Punitaqui lograron dar un salto al incorporar equipos modernos en sus sistemas productivos, para disminuir brechas tecnológicas y fortalecer su negocio.

La escasez hídrica no es el único detonante en menores rendimientos, sino también  la ausencia de protocolos agronómicos adecuados a sus condiciones.

¿Cómo se produjo el cambio? El proyecto “Transferencia Tecnológica para la Sustentabilidad de Producción de Limones en la comuna de Punitaqui”, ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA Intihuasi) y financiado con $107 millones por el Programa de Zonas Rezagadas, ha suministrado todos los elementos de tecnología moderna para que INIA entregue a los agricultores,  las pautas y recomendaciones semanales de riego, en sectores donde el agua escasea.

Estaciones meteorológicas en línea, instalación de riego por goteo, sensores de humedad de suelo y el uso de información satelital servirán para realizar –semanalmente– recomendaciones y pautas de cómo hacer un buen uso del agua,  logrando un gasto eficiente principalmente, en la energía eléctrica , que incurren los agricultores, durante el bombeo del recurso.

Los productores, continúa la experta, tendrán información que antes no disponían, como la cantidad precisa de agua para satisfacer la demanda en los predios y conocer la  superficie del campo que se alcanza a regar de acuerdo a su dotación de agua.

Registro en Subsuelo, superficie y en órbita

La ingeniera Agrónomo de la Oficina Técnica de INIA Limarí, Marcela Burgos, explica las distintas tecnologías que propician alcanzar una adecuada calendarización del riego.

Los sensores de humedad se ubicaron bajo tierra a una distancia de 20 y 50 centímetros, criterio dado por el crecimiento de las raíces, y emiten señales por telemetría a una red de servidores remotos (Nube) que es interpretada por los profesionales de INIA.

Ya en superficie, dos estaciones meteorológicas, habilitadas en los sectores de Ajial de Quiles y La Polvareda, registran eventos climáticos como heladas, olas de calor y lluvias. A esto, se sumó a la transferencia para implementar sistemas de riego por goteo para evitar la irrigación gravitacional.

Y gracias a otro proyecto de INIA, tres satélites monitorean los predios de los agricultores, y a través de imágenes cada pixel provee información de la evotranspiración, índice de vegetación, temperatura de la superficie, con una precisión a partir de las 0,5 hectáreas, lo que permite estimar el consumo de agua.

Para el director del Centro Regional de Investigación INIA Intihuasi, Edgardo Díaz… Cuña 3: “si bien… …sustentable”.

Leave a comment

Facebook
Twitter